1 ... 16 17 18 19 20 21 22 23 24

Rescate de Héctor - Ilíada canto I peste Cólera

səhifə23/24
tarix08.05.2018
ölçüsü1.26 Mb.

Rescate de Héctor


* Los dioses se apiadan de Héctor, y Zeus encarga a Tetis que amoneste a su hijo para que devuelva el cadáver, a la vez que manda a Priamo, por medio de Iris, que con un solo heraldo vaya con magníficos presentes a la tienda de Aquileo para rescatar el cuerpo de Héctor. Príamo obedece y parte con el heraldo ideo y dos carros; antes de llegar al campamento se les aparece Hermes, que los guía hasta la tienda del héroe; entra Príamo y, echándose a los pies de Aquiles, le dirige la sú­plica más conmovedora; Aquiles entrega el cadáver, los dos ancianos lo conducen a Troya y se celebran con toda solemnidad las honras fúnebres de Héctor, que era el principal sostén de la ciudad asediada.
1 Disolvióse la junta y los guerreros se dispersaron por las veloces naves, tomaron la cena y se regalaron con el dulce sueño. Aquiles lloraba, acordándose del compañero querido, sin que el sueño, que todo to rinde, pudiera vencerlo: daba vueltas acá y a11á, y con amargura traía a la memoria el vigor y gran ánimo de Patroclo, to que de mancomún con él había llevado al cabo y las penalidades que ambos habían padeci­do, ora combatiendo con los hombres, ora surcando las te­mibles ondas. Al recordarlo, prorrumpía en abundantes lágrimas; ya se echaba de lado, ya de espaldas, ya de pechos; y al fin, levantándose, vagaba inquieto por la orilla del mar. Nunca le pasaba inadvertido el despuntar de la aurora sobre el mar y sus riberas: entonces uncía al carro los ligeros cor­celes y, atando al mismo el cadáver de Héctor, arrastrábalo hasta dar tres vueltas al túmulo del difunto Menecíada; acto continuo volvía a reposar en la tienda, y dejaba el cadáver tendido de cara al polvo. Mas Apolo, apiadándose del varón aun después de muerto, le libraba de toda injuria y lo protegía con la égida de oro para que Aquiles no lacerase el cuer­po mientras lo llevaba por el suelo.

22 De tal manera Aquiles, enojado, insultaba al divino Héc­tor. Al contemplarlo, compadecíanse los bienaventurados dio­ses a instigaban al vigilante Argicida a que hurtase el cadáver. A todos les gustaba tal propósito, menos a Hera, a Posidón y a la virgen de ojos de lechuza, que odiaban como antes a la sagrada Ilio, a Príamo y a su pueblo por la injuria que Ale­jandro había inferido a las diosas cuando fueron a su caba­ña y declaró vencedora a la que le había ofrecido funesta liviandad. Cuando, después de la muerte de Héctor, llegó la duodécima aurora, Febo Apolo dijo a los ínmortales:

33  Sois, oh dioses, crueles y maléficos. ¿Acaso Héctor no quemaba en vuestro honor muslos de bueyes y de cabras es­cogidas? Ahora, que ha perecido, no os atrevéis a salvar el cadáver y ponerlo a la vista de su esposa, de su madre, de su hijo, de su padre Príamo y del pueblo, que al momento to entregarían a las llamas y le harían honras fúnebres; por el contrario, oh dioses, queréis favorecer al pernicioso Aqui­les, el cual concibe pensamientos no razonables, tiene en su pecho un ánimo inflexible y medita cosas feroces, como un león que, dejándose llevar por su gran fuerza y espíritu so­berbio, se encamina a los rebaños de los hombres para ade­rezarse un festín, de igual modo perdió Aquiles la piedad y ni siquiera conserva el pudor que tanto favorece o daña a los varones. Aquél a quien se le muere un ser amado, como el hermano carnal o el hijo, al fin cesa de llorar y lamentarse, porque las Parcas dieron al hombre un corazón paciente. Mas Aquiles, después que quitó al divino Héctor la dulce vida, ata el cadáver al carro y lo arrastra alrededor del túmulo de su compañero querido; y esto ni a aquél le aprovecha, ni es de­coroso. Tema que nos irritemos contra él, aunque sea valiente, porque enfureciéndose insulta a to que tan sólo es ya insen­sible tierra.

55 Respondióle irritada Hera, la de los níveos brazos:

56  Sería como dices, oh tú que llevas arco de plata, si a Aquiles y a Héctor los tuvierais en igual estima. Pero Héctor fue mortal y diole el pecho una mujer; mientras que Aquiles es hijo de una diosa a quien yo misma alimenté y crié y casé luego con Peleo, varón cordialmente amado por los inmor­tales. Todos los dioses presenciasteis la boda; y tú pulsaste la cítara y con los demás tuviste parte en el festín; ¡oh amigo de los malos, siempre pérfido!

64 Replicó Zeus, el que amontona las nubes:

63  ¡Hera! No te irrites tanto contra las deidades. No será el mismo el aprecio en que los tengamos; pero Héctor era para los dioses, y también para mí, el más querido de cuantos mor­tales viven en Ilio, porque nunca se olvidó de dedicamos agra­dables ofrendas, jamás mi altar careció ni de libaciones ni de víctimas, que tales son los honores que se nos deben. Dese­chemos la idea de robar el cuerpo del audaz Héctor: es im­posible que se haga a hurto de Aquiles, porque siempre, de noche y de día, le acompaña su madre. Mas, si alguno de los dioses llamase a Tetis para que se me acercara, yo le diría a ésta lo que fuere oportuno para que Aquiles, recibiendo los dones de Príamo, restituyera el cadáver.

77 Así se expresó. Levantóse Iris, de pies rápidos como el huracán, para llevar el mensaje; saltó al negro ponto entre Sa­mos y la escarpada Imbros, y resonó el estrecho. La diosa se lanzó a lo prófundo, como desciende el plomo asido al cuer­no de un buey montaraz que lleva la muerte a los voraces pe­ces. En la profunda gruta halló a Tetis y a otras muchas diosas marinas que la rodeaban: la ninfa lloraba, en medio de ellas, la suerte de su hijo irreprensible, que había de perecer en la fértil Troya, lejos de la patria. Y, acercándosele Iris, la de los pies ligeros, así le dijo:

88  Ven, Tetis, pues to llama Zeus, el conocedor de los eternales decretos.

89 Respondióle la diosa Tetis, de argénteos pies:

90  ¿Por qué aquel gran dios me ordena que vaya? Me da vergüenza juntarme con los inmortales, pues son muchas las penas que conturban mi corazón. Esto no obstante, iré para que sus palabras no resulten vanas y sin efecto.

93 En diciendo esto, la divina entre las diosas tomó un velo tan obscuro que no había otro que fuese más negro. Púsose en camino, precedida por la veloz Iris, de pies rápidos como el viento, y las olas del mar se abrían al paso de ambas dei­dades. Salieron éstas a la playa, ascendieron al cielo y hallaron al largovidente Cronida con los demás felices sempiter­nos dioses congregados en torno suyo. Sentóse Tetis al lado de Zeus, porque Atenea le cedió el sitio, y Hera púsole en la mano una copa de oro y la consoló con palabras. Tetis de­volvió la copa después de haber bebido. Y el padre de los hombres y de los dioses comenzó a hablar de esta manera:

104  Vienes al Olimpo, oh diosa Tetis, afligida y con el áni­mo agobiado por vehemente pesar. Lo sé. Pero, aun así y todo, voy a decirte por qué to he llamado. Hace nueve días qúe se suscitó entre los inmortales una contienda acerca del cadáver de Héctor, y de Aquiles, asolador de ciudades, a instigaban al vigilante Argicida a que hurtase el muerto, pero yo prefiero dar a Aquiles la gloria de devolverlo, y conservar así tu res­peto y amistad. Ve en seguida al ejército y amonesta a tu hijo. Dile que los dioses están muy irritados contra él y yo más in­dignado que ninguno de los inmortales, porque enfurecién­dose retiene a Héctor en las corvas naves y no permite que to rediman; por si, temiéndome, consiente que el cadáver sea rescatado. Y enviaré la diosa Iris al magnánimo Príamo para que vaya a las naves de los aqueos y redima a su hijo, lle­vando a Aquiles dones que aplaquen su enojo.

120 Así se expresó; y Tetis, la diosa de argénteos pies no fue desobediente. Bajando en raudo vuelo de las cumbres del Olimpo, llegó a la tienda de su hijo: éste gemía sin ce­sar, y sus compañeros se ocupaban diligentemente en pre­parar la comida, habiendo inmolado dentro de la tienda una grande y lanuda oveja. La veneranda madre se sentó muy cerca del héroe, le acarició con la mano y hablóle en estos términos.

128  ¡Hijo mío! ¿Hasta cuándo dejarás que el llanto y la tris­teza roan tu corazón, sin acordarte ni de la comida ni de la cama? Bueno es que goces del amor con una mujer, pues ya no has de vivir mucho tiempo; la muerte y el hado cruel se te avecinan. Y ahora préstame atención, pues vengo como mensajera de Zeus. Dice que los dioses están muy irritados contra ti, y él más indignado que ninguno de los inmortales, porque enfureciéndote retienes a Héctor en las corvas naves y no permites que lo rediman. Ea, entrega el cadáver y acep­ta su rescate.

138 Respondióle Aquiles, el de los pies ligeros:

139  Sea así. Quien traiga el rescate se lleve el muerto, ya que con ánimo benévolo el mismo Olímpico lo ha dispuesto.

141 De este modo, dentro del recinto de las naves, pasa­ban de madre a hijo muchas aladas palabras. Y en tanto, el Cronida envió a Iris a la sagrada Ilio:

144  ¡Anda, ve, rápida Iris! Deja to asiento del Olimpo, en­tra en Ilio y di al magnánimo Príamo que se encamine a las naves de los aqueos y rescate al hijo, Ilevando a Aquiles Bo­nes que aplaquen su enojo. Vaya solo, sin que ningún tro­yano se le junte, y acompáñele un heraldo más viejo que él, para que guíe los mulos y el carro de hermosas ruedas y con­duzca luego a la población el cadáver de aquél a quien mató el divino Aquiles. Ni la idea de la muerte ni otro temor algu­no conturbe su ánimo, pues le daremos por guía el Argicida, el cual le llevará hasta muy cerca de Aquiles. Y cuando haya entrado en la tienda del héroe, éste no to matará, a impedi­rá que los demás to hagan. Pues Aquiles no es insensato, ni temerario ni perverso, y tendrá buen cuidado de respetar a un suplicante.

159 Así dijo. Levantóse Iris, la de pies rápidos como el hu­racán, para llevar el mensaje; y, en llegando al palacio de Prí­amo, oyó llantos y alaridos. Los hijos, sentados en el patio alrededor del padre, bañaban sus vestidos con lágrimas, y el anciano aparecía en medio, envuelto en un manto muy ce­ñido, y tenía en la cabeza y en el cuello abundante estiércol que al revolcarse por el suelo había recogido con sus manos. Las hijas y nueras se lamentaban en el palacio, recordando los muchos varones esforzados que yacían en la llanura por haber dejado la vida en manos de los argivos. Detúvose la mensajera de Zeus cerca de Príamo, y hablándole quedo, mientras al anciano un temblor le ocupaba los miembros, así le dijo:

171  Cobra ánimo, Príamo Dardánida, y no te espantes; que no vengo a presagiarte males, sino a participarte cosas buenas: soy mensajera de Zeus, que, aun estando lejos, se interesa mucho por ti y te compadece. El Olímpico te man­da rescatar al divino Héctor, llevando a Aquiles dones que aplaquen su enojo. Ve solo, sin que ningún troyano se te junte, acompañado de un heraldo más viejo que tú, para que guíe los mulos y el carro de hermosas ruedas, y conduzca lue­go a la población el cadáver de aquél a quien mató el divi­no Aquiles. Ni la idea de la muerte ni otro temor alguno conturbe to ánimo, pues tendrás por guía el Argicida, el cual te llevará hasta muy cerca de Aquiles. Y cuando hayas en­trado en la tienda del héroe, éste no te matará a impedirá que los demás lo hagan. Pues Aquiles no es insensato, ni teme­rario, ni perverso, y tendrá buen cuidado de respetar a un su­plicante.

188 Cuando esto hubo dicho, fuese Iris, la de los pies lige­ros. Príamo mandó a sus hijos que prepararan un carro de mulas, de hermosas ruedas, pusieran encima un arca y la su­jetaran con sogas. Bajó después al perfumado tálamo, que era de cedro, tenía elevado techo y guardaba muchas preciosi­dades; y, llamando a su esposa Hécuba, hablóle en estos tér­minos:

194  ¡Oh infeliz! La mensajera del Olimpo ha venido, por orden de Zeus, a encargarme que vaya a las naves de los aqueos y rescate al hijo, llevando a Aquiles dones que apla­quen su enojo. Ea, dime: ¿qué piensas acerca de esto? Pues mi mente y mi corazón me instigan vivamente a ir a11á, a las naves, al campamento vasto de los aqueos.

200 Así dijo. La mujer prorrumpió en sollozos y respondió diciendo:

201  ¡Ay de mí! ¿Qué es de la prudencia que antes to hizo célebre entre los extranjeros y entre aquéllos sobre los cua­les reinas? ¿Cómo quieres ir solo a las naves de los aqueos y presentarte ante los ojos del hombre que te mató tantos y tan valientes hijos? De hierro tienes el corazón. Si ese gue­rrero cruel y pérfido llega a verte con sus propios ojos y te coge, ni se apiadará de ti, ni te respetará en lo más mínimo. Lloremos a Héctor desde lejos, sentados en el palacio; ya que, cuando le di a luz, el hado poderoso hiló de esta suer­te el estambre de su vida: que habría de saciar con su carne a los veloces perros, lejos de sus padres y junto al hombre violento cuyo hígado ojalá pudiera yo comer hincándole los dientes. Entonces quedarían vengados los insultos que ha hecho a mi hijo; que éste, cuando aquél to mató, no se portaba cobardemente, sino que a pie firme defendía a los tro­yanos y a las troyanas de profundo seno, no pensando ni en huir ni en evitar el combate.

217 Contestó el anciano Príamo, semejante a un dios:

218  No te opongas a mi resolución, ni me seas ave de mal agüero en el palacio. No me persuadirás. Si me diese la orden uno de los que viven en la tierra, aunque fuera adivi­no, arúspice o sacerdote, la creeríamos falsa y desconfiaría­mos aún más; pero ahora, como yo mismo he oído a la diosa y la he visto delante de mí, iré y no serán ineficaces sus pa­labras. Y si mi destino es morir en las naves de los aqueos, de broncíneas corazas, to acepto: máteme Aquiles tan luego como abrace a mi hijo y satisfaga el deseo de llorarle.

228 Dijo, y, levantando las hermosas tapas de las arcas, co­gió doce magníficos peplos, doce mantos sencillos, doce ta­petes, doce palios blancos, y otras tantas túnicas. Pesó luego diez talentos de oro. Y, por fin, sacó dos trípodes relucien­tes, cuatro calderas y una magnífica copa que los tracios le dieron cuando fue, como embajador, a su país, y era un so­berbio regalo; pues el anciano no quiso dejarla en el palacio a causa del vehemente deseo que tenía de rescatar a su hijo. Y volviendo al pórtico, echó afuera a los troyanos, incre­pándolos con injuriosas palabras:

239  ¡Idos ya, hombres infames y vituperables! ¿Por ven­tura no hay llanto en vuestra casa, que venías a afligirme? ¿O creéis que son pocos los pesares que Zeus Cronida me envía, con hacerme perder un hijo valiente? También los pro­baréis vosotros. Muerto él, será mucho más fácil que los ar­givos os maten. Pero antes que con estos ojos vea la ciudad tomada y destruida, descienda yo a la mansión de Hades.

247 Dijo, y con el cetro echó a los hombres. Éstos salieron apremiados por el anciano. Y en seguida Príamo reprendió a sus hijos Héleno, Paris, Agatón divino, Pamón, Antífono, Polites valiente en la pelea, Deífobo, Hipótoo y el conspicuo Dío; a los nueve los increpó y les dio órdenes, diciendo:

253  ¡Daos prisa, malos hijos, ruines! Ojalá que en lugar de Héctor hubieseis muerto todos en las veleras naves. ¡Ay de mí, desventurado, que engendré hijos valentísimos en la vas­ta Troya, y ya puedo decir que ninguno me queda! Al divino Méstor, a Troilo, que combatía en carro, y a Héctor, que era un dios entre los hombres y no parecía hijo de un mortal, sino de una divinidad, Ares les dio muerte; y restan los que son indignos, embusteros, danzarines, señalados únicamente en los coros y hábiles en robar al pueblo corderos y cabritos. Pero ¿no me prepararéis al instante el carro, poniendo en él todas estas cosas, para que emprendamos el camino?

263 Así dijo. Ellos, temiendo la reconvención del padre, sa­caron un carro de mulas, de hermosas ruedas, magnífico, re­cién construido; pusieron encima el arca, que ataron bien; descolgaron del clavo el corvo yugo de madera de boj, pro­visto de anillos, y tomaron una correa de nueve codos que servía para atarlo. Colgaron después el yugo sobre la parte anterior de la lanza, metieron el anillo en su clavija, y suje­taron a aquél, atándolo con la correa, a la cual hicieron dar tres vueltas a cada lado y cuyos extremos reunieron en un nudo. Luego fueron sacando de la cámara y acomodando en el pulimentado carro los innumerables dones para el resca­te de Héctor; uncieron las mulas de tiro, de fuertes cascos, que en otro tiempo habían regalado los misios a Príamo como espléndido presente, y acercaron al yugo dos corce­les, a los cuales el anciano en persona daba de comer en pu­limentado pesebre.

281 Mientras el heraldo y Príamo, prudentes ambos, uncí­an los caballos en el alto palacio, acercóseles Hécuba, con ánimo abatido, llevando en su diestra una copa de oro, lle­na de dulce vino, para que hicieran la libación antes de par­tir; y, deteniéndose delante del carro, dijo a Príamo:

287 Toma, haz la libación al padre Zeus y suplícale que puedas volver del campamento de los enemigos a to casa; ya que tu ánimo lo incita a ir a las naves contra mi deseo. Rue­ga, pues, al Cronión Ideo, el dios de las sombrías nubes que desde lo alto contempla a Troya entera, y pídele que haga aparecer a tu derecha su veloz mensajera, el ave que le es más querida y cuya fuerza es inmensa, para que, en viéndo­la con tus propios ojos, vayas, alentado por el agüero, a las naves de los dánaos, de rápidos corceles. Y si el largoviden­te Zeus no te enviase su mensajera, yo no te aconsejaría que fueras a las naves de los argivos por mucho que lo desees.

299 Respondióle Príamo, semejante a un dios:

300  ¡Oh mujer! No dejaré de hacer lo que me recomien­das. Bueno es levantar las manos a Zeus, para que de noso­tros se apiade.

302 Dijo así el anciano, y mandó a la esclava despensera que le diese agua limpia a las manos. Presentóse la cautiva con una fuente y un jarro. Y Príamo, así que se hubo lavado, re­cibió la copa de manos de su esposa; oró, de pie, en medio del patio; libó el vino, alzando los ojos al cielo, y pronunció estas palabras:

308  ¡Padre Zeus, que reinas desde el Ida, gloriosísimo, máximo! Concédeme que al llegar a la tienda de Aquiles le sea yo grato y de mí se apiade; y haz que aparezca a mi de­recha to veloz mensajera, el ave que to es más querida y cuya fuerza es inmensa, para que después de verla con mis pro­pios ojos vaya, alentado por el agüero, a las naves de los dá­naos, de rápidos corceles.

314 Así dijo rogando. Oyóle el próvido Zeus, y al momen­to envió la mejor de las aves agoreras, un águila rapaz de co­lor obscuro, conocida con el nombre de percnón. Cuanta anchura suele tener en la casa de un rico la puerta de la cá­mara de alto techo, bien adaptada al marco y asegurada por un cerrojo, tanto espacio ocupaba con sus alas, desde el uno al otro extremo, el águila que apareció volando a la derecha por cima de la ciudad. A1 verla, todos se alegraron y la con­fianza renació en sus pechos.

322 El anciano subió presuroso al carro y to guió a la calle, pasando por el vestíbulo y el pórtico sonoro. Iban delante las mulas que tiraban del carro de cuatro ruedas, y eran gober­nadas por el prudente Ideo; seguían los caballos que el vie­jo aguijaba con el látigo para que atravesaran prestamente la ciudad; y todos los amigos acompañaban al rey, derraman­do abundantes lágrimas, como si a la muerte caminara. Cuan­do hubieron bajado de la ciudad al campo, hijos y yernos regresaron a Ilio. Mas, al atravesar Príamo y el heraldo la Ila­nura, no dejó de advertirlo el largovidente Zeus, que vio al anciano y se compadeció de él. Y, llamando en seguida a su hijo Hermes, le habló diciendo:

334  ¡Hermes! Puesto que te es grato acompañar a los hombres y oyes las súplicas del que quieres, anda, ve y con­duce a Príamo a las cóncavas naves aqueas, de suerte que ningún dánao le vea ni le descubra hasta que haya llegado a la tienda del Pelida.

339 Así habló. El mensajero Argicida no fue desobediente: calzóse al instante los áureos divinos talares que le llevaban sobre el mar y la tierra inmensa con la rapidez del viento, y tomó la vara con la cual adormece los ojos de cuantos quie­re o despierta a los que duermen. Llevándola en la mano, el poderoso Argicida emprendió el vuelo, llegó muy pronto a Troya y al Helesponto, y echó a andar, transfigurado en un joven príncipe a quien comienza a salir el bozo y está gra­ciosísimo en la flor de la juventud.

349 Cuando Príamo y el heraldo llegaron más allá del gran túmulo de Ilo, detuvieron las mulas y los caballos para que bebiesen en el río. Ya se iba haciendo noche sobre la tierra. Advirtió el heraldo la presencia de Hermes, que estaba jun­to a él, y hablando a Príamo dijo:

354  Atiende, Dardánida, pues el lance que se presenta requiere prudencia. Veo a un hombre y me figuro que al pun­to nos ha de matar. Ea, huyamos en el carro, o supliqué­mosle, abrazando sus rodillas, para ver si se compadece de nosotros.

35d Así dijo. Turbósele al anciano la razón, sintió un gran terror, se le erizó el pelo en los flexibles miembros y quedó estupefacto. Entonces el benéfico Hermes se llegó al viejo, tomóle por la mano y le interrogó diciendo:

362  ¿Adónde, padre mío, diriges estos caballos y mu­las durante la noche divina, mientras duermen los demás mortales? ¿No temes a los aqueos, que respiran valor, los cuales to son malévolos y enemigos y se hallan cerca de no­sotros? Si alguno de ellos to viera conducir tantas riquezas en. esta obscura y rápida noche, ¿qué resolución tomarías? Tú no eres joven, éste que te acompaña es también ancia­no, y no podríais rechazar a quien os ultrajara. Pero yo no te causaré ningún daño y, además, te defendería de cual­quier hombre, porque te encuentro semejante a mi querido padre.

372 Respondióle el anciano Príamo, semejante a un dios:

373  Así es, como dices, hijo querido. Pero alguna dei­dad extiende la mano sobre mí, cuando me hace salir al en­cuentro un caminante de tan favorable augurio como tú, que tienes cuerpo y aspecto dignos de admiración y espíritu pru­dente, y naciste de padres felices.

378 Díjole a su vez el mensajero Argicida:

379  Sí, anciano, oportuno es cuanto acabas de decir. Pero, ea, habla y dime con sinceridad: ¿mandas a gente extraña tantas y tan preciosas riquezas a fin de ponerlas en cobro; o ya todos abandonáis, amedrentados, la sagrada Ilio, por ha­ber muerto el varón más fuerte, to hijo, que a ninguno de los aqueos cedía en el combate?

386 Contestóle el anciano Príamo, semejante a un dios:

387  ¿Quién eres, hombre excelente, y cuáles los padres de que naciste, que con tanta oportunidad has mencionado la muerte de mi hijo infeliz?

389 Replicó el mensajero Argicida:

390  Me quieres probar, oh anciano, y por eso me hablas del divino Héctor. Muchas veces le vieron estos ojos en la ba­talla, donde los varones se hacen ilustres, y también cuando llegó a las naves matando argivos, a quienes hería con el agu­do bronce. Nosotros le admirábamos sin movernos, porque Aquiles estaba irritado contra el Atrida y no nos dejaba pe­lear. Pues yo soy servidor de Aquiles, con quien vine en la misma nave bien construida; desciendo de mirmidones y ten­go por padre a Políctor, que es rico y anciano como tú. Soy el más joven de sus siete hijos y, como lo decidiéramos por suerte, tocóme a mí acompañar al héroe. Y ahora he venido de las naves a la llanura, porque mañana los aqueos, de ojos vivos, presentarán batalla en los contornos de la ciudad: se aburren de estar ociosos, y los reyes aqueos no pueden con­tener su impaciencia por entrar en combate.

405 Respondióle el anciano Príamo, semejante a un dios:

406  Si eres servidor del Pelida Aquiles, ea, dime toda la verdad: ¿mi hijo yace aún cerca de las naves, o Aquiles lo ha desmembrado y entregado a sus perros?

410 Contestóle el mensajero Argicida:

411  ¡Oh anciano! Ni los perros ni las aves lo han devo­rado, y todavía yace junto a la nave de Aquiles, dentro de la tienda. Doce días lleva de estar tendido, y ni el cuerpo se pu­dre, ni lo comen los gusanos que devoran a los hombres muertos en la guerra. Cuando apunta la divinal aurora, Aqui­les lo arrastra sin piedad alrededor del túmulo de su compa­ñero querido; pero ni aun así lo desfigura, y tú mismo, si a él te acercaras, lo admirarías de ver cuán fresco está: la san­gre le ha sido lavada, no presenta mancha alguna, y cuantas heridas recibió  pues fueron muchos los que le envasaron el bronce  todas se han cerrado. De tal modo los biena­venturados dioses cuidan de to buen hijo, aun después de muerto, porque era muy caro a su corazón.



Dostları ilə paylaş:

©2018 Учебные документы
Рады что Вы стали частью нашего образовательного сообщества.
?


rejtingovij-konkursnij-107.html

rejtingovij-konkursnij-111.html

rejtingovij-konkursnij-116.html

rejtingovij-konkursnij-120.html

rejtingovij-konkursnij-125.html